Artículos recientes

10 recomendaciones básicas para proteger tu ordenador frente a amenazas

¿Cuántas veces te has desesperado y has querido deshacerte de tu ordenador porque empieza a fallar, no te deja utilizar algún programa o va extremadamente lento? Tranquilo, no eres el único. Por desgracia, estas situaciones se dan con bastante frecuencia debido, principalmente, a nuestra conducta, muchas veces ingenua, en Internet.

Nuestro comportamiento en la red puede acabar pasándonos factura en forma de virus o ataque informático que nos impida hacer uso de algunas funciones, elimine información o archivos almacenados o incluso vulnere nuestra privacidad.

No existe ninguna fórmula mágica que permita eliminar el riesgo de que esto suceda, pero sí que podemos seguir unas recomendaciones con las que las posibilidades de “infección” de nuestro dispositivo pueden reducirse considerablemente.

Como lo hicimos en el caso de los móviles, hoy te damos 10 consejos esenciales de seguridad para mantener tu ordenador protegido. Si bien estas sugerencias están indicadas para dispositivos que utilicen Windows, el sistema operativo más utilizado y también el más expuesto a amenazas, pueden extrapolarse a otros sistemas como Linux o macOS.

  1. Tener un antivirus y tenerlo actualizado

Esta es, probablemente, la recomendación más importante. Resulta indispensable contar con un buen antivirus y antipysware que te ayude a proteger tu dispositivo frente a amenazas como troyanos, programas espías…

Aunque esta herramienta no supone un escudo 100% seguro frente a los virus más peligrosos, sí que resulta de lo más efectivo con los ataques de nivel bajo o medio que, por otra parte, son los más extendidos. Recuerda que para su correcto funcionamiento, como el resto de aplicaciones o programas que tengas instalados en tu ordenador, el antivirus tiene que actualizarse periódicamente.

  1. Actualizar el software periódicamente

Este es otro de los consejos que deben seguirse al pie de la letra. Aunque muchas veces somos reticentes a actualizar nuestro software por pereza o incluso desconocimiento, debemos entender que la desactualización de este supone mayor vulnerabilidad, ya que normalmente las últimas versiones comportan mayor protección y la solución de fallos de versiones anteriores.

Por ello, es una gran idea contar con aplicaciones que revisen si existen actualizaciones disponibles de nuestro software y nos recomienden su descarga.

  1. Utilizar contraseñas seguras y cambiarlas periódicamente

Aunque muchas veces nos desespere eso de que las contraseñas deban contener mayúsculas, minúsculas, números y símbolos y deban tener, al menos, 8 caracteres, estos requisitos tienen una explicación. A mayor dificultad de la contraseña, mayor seguridad. En este sentido, es importante que utilicemos contraseñas seguras en aquellas aplicaciones que así nos lo requieran, sobre todo aquellas que contengan información personal confidencial.

Además, es recomendable no utilizar el mismo password en todas nuestras cuentas, ya que cualquier robo de identidad en una de ellas podría suponer el acceso ilimitado a todas las demás.

  1. Cuidado con los archivos adjuntos y los enlaces extraños en los correos electrónicos

Desconfiar de los correos extraños o desconocidos, más aún si estos contienen enlaces o archivos adjuntos, es otro de los consejos indispensables. Es más, si un correo nos parece sospechoso, aunque provenga de alguien conocido, siempre es aconsejable cerciorarse de que es seguro consultando directamente con la persona que nos lo ha enviado.

En la mayoría de sistemas operativos existen aplicaciones para hacer análisis de nuestro correo electrónico y descartar posibles amenazas.

  1. Desconectar Internet cuando no sea necesario

La mayoría de infecciones suceden cuando el dispositivo está conectado a la red, ya que el malware realiza sus acciones comunicándose con servidores o remitiendo información utilizando puertos abiertos en su conexión. Por ello, desconectar la conexión Wi-Fi cuando estés utilizando el ordenador para otros propósitos y también antes de apagarlo es recomendable.

  1. Evitar realizar operaciones privadas en redes públicas y abiertas

Parece un consejo obvio, pero la realidad es que en alguna ocasión nos hemos visto obligados a utilizar una red pública para hacer operaciones que ponen en riesgo información y datos confidenciales, como es el caso de las transacciones bancarias. En estas ocasiones es recomendable compartir la conexión pero no los datos. Si debido a una urgencia, te ves en la necesidad de comprometer tu información personal y existe la posibilidad de utilizar servidores más seguros, hazlo.

  1. Comprobar la seguridad de la red Wi-Fi utilizada

Esta recomendación está muy ligada a la anterior y es que, del mismo modo que debemos intentar evitar redes públicas cuando realizamos determinadas acciones, también debemos tener en mente revisar la seguridad de nuestra red habitual en el hogar. En este sentido, aunque las redes Wireless o inalámbricas son cada vez más populares, en términos de seguridad las redes cableadas son preferibles.

  1. Cerrar la sesión al acabar

Aunque es cierto que es mucho más cómodo mantener nuestras sesiones abiertas en la mayoría de aplicaciones, ya que así no tenemos que volver a poner nuestro nombre de usuario y contraseña cada vez que queramos entrar, esto no es muy buena idea. Debemos acostumbrarnos, más aún en ordenadores compartidos, a cerrar sesión, sobre todo en aplicaciones como Facebook, Twitter, Gmail… No sería la primera vez que alguien ha visto como le suplantaban la identidad o le robaban datos personales por dejarse una sesión abierta.

  1. Hacer copias de seguridad

¿Te has parado a pensar qué pasaría si perdieras todo el contenido de tu ordenador? A veces, la acción de un virus, de usuarios malintencionados o, simplemente, por fallos en el sistema operativo, podemos perder fotografías, archivos, información confidencial. Por ello, hacer copias de seguridad es una gran idea y nos salvará en más de una ocasión. Contar con un disco duro externo con una copia de seguridad o subir aquello que consideremos indispensable a la nube es una buena medida de prevención.

10. Enseñar a quienes comparten ordenador con nosotros y crear usuarios distintos

Cuidar la seguridad de nuestros dispositivos es una actitud que debemos inculcar a quienes lo comparten con nosotros. Siempre es positivo explicar conceptos y conductas básicas de seguridad a estas personas, ya que cuanto más informados estén, menos se expondrán en la red. En este sentido es una buena práctica crear en un mismo ordenador usuarios distintos y que cada persona utilice el suyo.

Seguir estas recomendaciones puede ayudar a reducir las amenazas a las que están expuestos tanto usuarios novatos como usuarios experimentados. Pero además, recuerda que siempre puedes pedir ayuda a un profesional que te asesorará en el mundo de la seguridad y la privacidad en Internet. Este es el caso de algunos productos aseguradores como MGS Hogar Habitual, que dispone de una cobertura de Asistencia Informática Doméstica a distancia con la que profesionales informáticos te darán asistencia en la protección de tus dispositivos tecnológicos y aplicaciones frente a amenazas de seguridad y privacidad.