Artículos recientes

Ciudades europeas conectadas

¿Cuántas veces has tenido la necesidad de consultar algo importante en Internet y te has lamentado porque se te han acabado los datos móviles? Imagina no tener que quejarte nunca más por ello y disponer siempre de conexión a Internet. Quizá este momento no está tan lejos, ya que los avances tecnológicos están permitiendo que cada vez más ciudades europeas instauren redes Wi-Fi gratuitas.

Parece que las administraciones se han dado cuenta de que el servicio Wi-Fi gratuito y disponible para todos los ciudadanos es, cada vez más, un servicio público indispensable. Y no solo para los ciudadanos autóctonos, sino también para los viajeros. Consultar aplicaciones de localización o mapas, el traductor u otras que nos recomiendan lugares o restaurantes resulta necesario en muchas ocasiones, por lo que es evidente que un viaje es más eficiente y cómodo si dispones de una buena conexión a Internet. Además, a partir de hoy, 15 de junio, las compañías telefónicas eliminan oficialmente el tradicional servicio de roaming, por lo que esta necesidad es aún mayor.

Ante esta nueva realidad, un grupo de ciudades ha tomado la iniciativa y, aunque no están totalmente conectadas, cuentan con multitud de puntos de acceso libre a Internet. Si vives en alguna de ellas, o si tienes pensado viajar en breve, conviene que sepas en qué lugares puedes conectarte.

Ciudades con Wi-Fi gratuito

Tallín, Estonia

Centro de Tallín

Tallín fue pionera en ofrecer conexión Wi-Fi gratuita en Europa. Desde hace más de 10 años se pueden encontrar puntos de conexión alrededor del casco antiguo de la ciudad, la playa, los bosques y demás espacios públicos de interés. La velocidad de navegación es buena y casi no existen restricciones.

Y no solo Tallín; Estonia, en general, es un país 2.0 muy bien conectado. Esto no es extraño teniendo en cuenta que dos tercios de la población, incluidos los mayores de 65 años, pagan sus facturas por Internet, por lo que no sorprende que el gobierno estonio considere el acceso a Internet un derecho.

Londres, Reino Unido

Desde las Olimpiadas del año 2012, Londres cuenta con multitud de puntos gratuitos de conexión Wi-Fi, siendo su red una de las más extensas del mundo. Tanto sus ciudadanos como los turistas pueden disfrutar de 15 minutos de Wi-Fi gratis diarios y lo único que deben hacer es descargarse la aplicación de The Cloud o O2, las empresas responsables de prestar el servicio.

Además, la capital británica cuenta también con diversos puntos de conexión de bajo coste, por lo que no es difícil poder acceder a Internet en caso de urgencia o necesidad.

Milán, Italia

Catedral de Milán

Esta ciudad italiana cuenta con más de 370 puntos de acceso a Internet gratuito, gran parte de ellos en edificios públicos. Diariamente los usuarios pueden navegar a 300 Mbps, velocidad que se reduce a 192 Mbps cuando los primeros se consumen.

En el país de la pasta y la pizza se ha impulsado una iniciativa denominada FreeItaliaWifi, que tiene como objetivo abastecer de servicio Wi-Fi gratuito a todo el país, a la que, de momento, se han unido ciudades como Roma, Venecia y la isla de Cerdeña.

Helsinki, Finlandia

La red de esta ciudad nórdica es una de las mejores de toda Europa, ya que la velocidad de navegación es superior a la de la mayoría de redes domésticas, es totalmente gratuita y ni siquiera es necesario un registro previo.

Otras ciudades principales de Finlandia como Oulu, Lahti y Turku además de Finavia, la aerolínea de la nación, también prestan servicio de conexión a Internet gratuito.

París, Francia

Vista panorámica de la ciudad de París

En París hay más de 400 puntos de acceso a Internet repartidos por toda la ciudad, sobre todo en los puntos más turísticos y también en museos, parques y bibliotecas. El servicio, con una velocidad de navegación de más de 250Kbps, es gratuito durante dos horas siempre y cuando te hayas registrado previamente. Al finalizar este tiempo, el usuario debe volver a registrarse.

En Francia, otras ciudades como Burdeos, Nantes, Toulouse, Marsella o Niza también disponen de conexión libre a Internet.

Viena, Austria

La red Wi-Fi de la capital austríaca es muy potente, sobre todo en el centro histórico de la ciudad, la zona denominada Donaukanal y también la zona del Donauinsel. Con más de 400 puntos de conexión, el servicio es gratuito, aunque es necesario registrarse para poder disfrutar de una hora en Internet.

Groningen, Países Bajos

Groningen, Países Bajos

Esta ciudad neerlandesa ofrece Wi-Fi gratuito a todos los ciudadanos y turistas sin necesidad de estar cerca de un punto de conexión. La conexión es de dos horas diarias a una velocidad de 200 Mbps y la cobertura solo está disponible en espacios al aire libre.

En Ámsterdam, la capital del país, es difícil encontrar puntos de conexión gratuita más allá de algunos bares y bibliotecas. Por ello, y también con el objetivo de reducir los altos niveles de contaminación de la ciudad, Janis Lam, un diseñador nativo, ha puesto en marcha una iniciativa con la que se han instalado casetas para pájaros en los árboles que sirven, a su vez, como puntos Wi-Fi gratuitos. Estos se activan y ofrecen conexión cuando los niveles de contaminación descienden y son mínimamente saludables.

Pforzheim, Alemania

Pforzheim, situada al sur del país, fue la primera ciudad en ofrecer conexión a Internet gratuita en Alemania. Posteriormente se han sumado otras ciudades como la capital, Berlín, Düsseldorf o Hamburgo. La novedad de la red de Pforzheim es que el usuario debe registrarse a través de un número de teléfono, un correo electrónico o una cuenta de PayPal y pagar un euro para obtener una contraseña. Una vez introducida esta, se podrá navegar por toda la ciudad a una buena velocidad.

Barcelona, España

Vista de la ciudad de Barcelona

Barcelona fue la pionera española en sumarse a la lista de ciudades con Wi-Fi gratis. En la ciudad condal hay más de 400 puntos de acceso libre a Internet, la mayoría de ellos situados en las líneas de autobús y los lugares más turísticos.

Otras ciudades españolas como Madrid o Bilbao cuentan también con red Wi-Fi gratuita. La principal desventaja de todas ellas es que la velocidad de navegación suele ser lenta y que hay que registrarse cada vez que el usuario quiere conectarse.

El plan de Juncker para la Unión Europea

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, confirmó el pasado mes de septiembre de 2016 uno de los objetivos que se han marcado dentro del plan de la Unión de reformar todo el mercado de telecomunicaciones: que todas las grandes ciudades de Europa tengan Wi-Fi gratuito a partir de 2020.

Además, este 15 de junio es la fecha establecida por la Comisión Europea para poner fin al roaming, esa tarifa de itinerancia que hasta ahora teníamos que pagar cuando viajábamos a algún país de la UE. Su eliminación no supone la desaparición de este canon, si no que serán las compañías las que lo asuman. De esta forma, a partir de ahora podrás seguir utilizando tu teléfono móvil sin cambiar nada y sin coste adicional alguno más allá del que tengas ya establecido en tu contrato.

Por otro lado, se quiere introducir la red 5G, cuya cobertura se espera que sea total en los países de la Unión en 2025. Y es que el objetivo no solo es ofrecer conexión Wi-Fi gratuita, sino que esta esté disponible con servicio 5G. Para ello, las grandes ciudades deberán comprar dispositivos de “alta calidad” que permitan una cobertura total.

Por último, tampoco se olvidan de los hogares, que en 2025 también deberán tener acceso a Internet con conexiones de, como mínimo, 100 Mbps. De esta manera quiere constatarse la conexión a Internet como un derecho y un servicio universal.

Ventajas, inconvenientes y retos

La existencia de redes Wi-Fi abiertas y gratuitas presenta muchos puntos a favor, pero también algunos en contra que debemos tener en cuenta. Como ventaja, la principal es la mejora del acceso tanto de habitantes como de turistas a la red y con ello la promoción del municipio. Además, se mejora el tejido empresarial de la ciudad, ya que los ciudadanos pueden estar siempre conectados. Una gestión más eficiente de los recursos y un transporte público conectado y actualizado son también puntos fuertes de esta medida.

Como contrapunto no podemos olvidar que el principal problema que presentan las redes Wi-Fi gratuitas y con acceso libre es la seguridad. Es muy fácil saber quién está conectado en estas redes y qué está haciendo y por tanto la privacidad es mucho menor. Además, es mucho más fácil para los piratas de la red adueñarse de la información que transmitimos e incluso de los datos que tenemos almacenados en nuestro teléfono.

En este sentido, es importante tener presentes una serie de recomendaciones de seguridad básicas. La más importante es evitar intercambiar información privada mientras estemos conectados a una red no confiable. Para ello es importante contar con un cortafuegos que no permita las conexiones entrantes a nuestro equipo por parte de otros usuarios de la red y tener actualizado el sistema antivirus. Además, se recomienda desactivar cualquier tipo de sincronización con nuestro dispositivo, no iniciar sesión con un usuario y contraseña mientras estemos conectados a la red pública y tampoco realizar trámites como compras online o movimientos bancarios.

Al finalizar nuestra conexión a este tipo de redes conviene revisar la lista de puntos de acceso memorizados para eliminar aquellos que no sean confiables. Por último, es importante recordar que es preferible acceder a una red con seguridad WPA o WPA2. Las redes abiertas y con seguridad WEP son totalmente inseguras.

Por ello, este tipo de conexiones aún tienen muchos retos por delante: deben mejorar su cobertura para llegar a zonas de difícil acceso e incrementar su velocidad de navegación, que suele ser muy lenta actualmente. Por último, debe resolverse la cuestión relativa a las restricciones de tráfico: ¿qué páginas podremos visitar?, ¿podremos descargar archivos?, ¿cuánto tardaran en descargarse? Todos ellos son interrogantes que deberemos ir resolviendo con el paso del tiempo y atendiendo a las diferentes mejoras.