Artículos recientes

Gadgets perfectos para el verano: a prueba a agua y arena

El verano y la tecnología nunca han sido la mejor combinación: playa, piscina, arena, golpes… Todos ellos son peligrosos enemigos de los gadgets que nos acompañan diariamente, como nuestros teléfonos móviles, cámaras fotográficas, eBooks

Aparentemente, la solución más eficaz para evitar cualquier disgusto en estas situaciones es despegarnos de ellos durante unas horas y dejarlos en casa. No obstante, existen “apaños” como las fundas impermeables, que pueden sernos útiles cuando el acercamiento entre tecnología y agua y arena resulte inevitable.

Además, parece ser que la innovación y las mejoras están de nuestra parte y cada vez existen más dispositivos creados específicamente para soportar estos inconvenientes veraniegos, por lo que podrás llevártelos y disfrutar durante tus vacaciones sin tener que estar preocupándote. Los repasamos:

Móviles resistentes al agua

El teléfono móvil es, sin lugar a dudas, el gadget que más utilizamos y del que más nos cuesta despegarnos. Los fabricantes lo saben y por ello la resistencia al agua, al polvo y a los golpes ha sido una de las especificaciones técnicas en las que más se ha invertido en los últimos años.

El Sony Xperia Z fue el primer terminal en introducir esta característica que poco a poco ha ido extendiéndose a otros teléfonos. En todo caso, debemos tener en cuenta que los modelos actuales que cuentan con esta particularidad son teléfonos de última generación y de alta gama que suponen un desembolso considerable.

Actualmente móviles como el iPhone 7 y el iPhone 7+, el Samsung Galaxy S8+ y el Galaxy S7 Edge o el LG G6 se venden como resistentes al agua aunque, eso sí, es importante leerse la letra pequeña. No se trata de móviles acuáticos, ya que la mayoría de ellos no pueden sumergirse a grandes profundidades ni durante largos periodos de tiempo. Generalmente son sumergibles hasta un metro y durante 30 minutos como máximo.

De hecho, los fabricantes no garantizan que el terminal no pueda verse afectado y que el sistema táctil no pueda fallar durante el tiempo de la inmersión. En realidad, el objetivo perseguido no es que podamos hacer fotos bajo el agua, sino que no tengamos que preocuparnos por la lluvia, los derrames de líquido o las inmersiones accidentales.

Cámaras sumergibles

La reina indiscutible de las cámaras de fotos acuáticas es la GoPro Hero, un modelo que ofrece multitud de posibilidades para que podamos capturar cada momento de nuestro verano. Puede capturar imágenes de alta calidad, grabar video en HD y, además, es sumergible hasta 40 metros de profundidad y durante tiempo ilimitado. Su reducido tamaño y las facilidades para acoplarse a cualquier equipo son las ventajas más destacadas. Como desventaja principal, su precio, que puede ascender a más de 400 euros.

Para los que no estén dispuestos a desembolsar esta cantidad de dinero, en el mercado existen más modelos que, aunque no ofrecen las mismas especificaciones que la GoPro, tienen una calidad considerable y pueden proporcionarnos el mismo servicio.

La Olympus TG 4 o la Fujifilm FinePix XP90 son modelos sumergibles hasta 15 metros de profundidad y también son capaces de grabar vídeo y hacer fotografías con una gran calidad. La FT30 de Panasonic también es un modelo interesante, ya que puede sumergirse hasta 8 metros, es resistente al polvo y a la suciedad y también a caídas de hasta 1,5 metros.

Por último, otras cámaras como la Nikon Coolpix W100 o la Easypix Aqua W1024-l son modelos más asequibles, perfectas para ser utilizadas por los más pequeños.

Kobo Aura H2O, el eBook acuático

Las vacaciones son un momento perfecto para disfrutar de nuestro tiempo libre leyendo un buen libro y cada vez hay más gente que prefiere hacerlo a través de un eBook, por la comodidad que estos ofrecen.

En el mundo de los libros electrónicos, parece que la supremacía del Kindle de Amazon está llegando a su fin, ya que cada vez hay más marcas dispuestas a hacerle la competencia dotando a sus nuevos eBooks de características que suponen un valor añadido.

Es el caso del Kobo Aura H2O, que, al igual que muchos de los móviles a los que hemos hecho referencia anteriormente, presume de tener un certificado de resistencia IP67. Esto quiere decir que el dispositivo puede estar sumergido hasta un total de 30 minutos en una profundidad no superior a un metro.

Como en el caso de los móviles, el eBook no está pensado para leer en las profundidades del mar ni de la piscina, sino que busca que el usuario pueda llevárselo a cualquier sitio húmedo sin tener que estar pensando en si se mojará o no.

Auriculares acuáticos y altavoces a prueba de agua

Si tú también eres de los que no puede dejar de escuchar música ni debajo del agua, lo que necesitas son unos auriculares acuáticos. Modelos como el Sony Walkman NW-WS414B son perfectos ya que son sumergibles hasta 30 minutos a no más de dos metros, soportan temperaturas entre -5 y 45 grados y también son resistentes al polvo. Además, disponen de una batería de hasta 12 horas de duración.

Pero las posibilidades no acaban aquí. Si lo que prefieres es escuchar música a través de un altavoz portátil resistente al agua, estos dispositivos también existen. Philips tiene un modelo resistente a las salpicaduras con una batería de unas 8 horas de autonomía y Bluetooth para poder sincronizarlo con tu smartphone.

Pero si lo que quieres realmente es escuchar música con tus amigos mientras te bañas, existe un pequeño altavoz en forma de pelota, el iSplash Floating Speaker, que puede reproducir tu música mientas flota en el agua.

Smartwatches sumergibles

Puede que durante las vacaciones veraniegas lo que menos te apetezca sea estar pendiente del reloj, pero si utilizas tu smartwatch para estar conectado con tu teléfono móvil y te va bien tenerlo siempre contigo, incluso bajo el agua, existen modelos que pueden serte útiles.

Puede que el Apple Watch sea uno de los mejores relojes inteligentes en lo que respecta a la resistencia al agua, ya que se le ha incorporado una carcasa “swimproof”, que permite que podamos bañarnos y nadar con él hasta una profundidad de 50 metros.

Otros dispositivos como el Garmin VivoActive o el pionero Pebble Steel también pueden conectarse con tu teléfono móvil y cuentan con una resistencia de inmersión de 50 metros, por lo que no tienen nada que envidiar al modelo de Apple.

En definitiva, cada vez existen más dispositivos que incorporan características como la resistencia al agua, al polvo o a las caídas. Pero lo cierto es que en la mayoría de los casos esta particularidad aún es bastante incipiente y tiene mucho que mejorar. Por el momento, si vamos a utilizar poco estas especificaciones y no queremos desembolsar grandes cantidades de dinero siempre podemos optar por las fundas impermeables protectoras que existen para la mayoría de dispositivos electrónicos.