Artículos recientes

La cámara del teléfono móvil: un factor determinante

Los teléfonos móviles se han convertido en un compañero indispensable en nuestro día a día. España es, precisamente, uno de los países con un porcentaje mayor de utilización de estos dispositivos. Es tal nuestra dependencia de ellos, que se calcula que un 81% de españoles utiliza un smartphone, según el informe “Google Consumer Barometer Report”.

Utilizamos los móviles básicamente para estar conectados con nuestros amigos y familiares y para acceder a Internet, aunque existe una funcionalidad que progresivamente está ganando importancia y en la que los fabricantes están poniendo cada vez más empeño: el uso de la cámara de fotos.

Hace unos años parecía imposible irse de viaje o acudir a algún evento sin una cámara fotográfica. Hoy en día, en cambio, si dispones de un teléfono con una buena cámara, puedes conseguir prácticamente el mismo resultado.

Pero existe infinidad de oferta en el sector de la telefonía móvil y son muchas las variables y los factores que debemos tener en cuenta para determinar si la cámara de un teléfono móvil es buena o no. Aunque existen muchas más, son dos las variables determinantes que debemos tener en cuenta a la hora de analizar la cámara fotográfica de un teléfono móvil: el sensor y la lente.

Más megapíxeles no siempre equivale a más calidad de las fotografías

En cuanto al sensor, tenemos que examinar tanto la cantidad de megapíxeles como el tamaño de estos. Siempre hemos considerado los megapíxeles como el factor determinante de la calidad de nuestras fotografías: a mayor número de píxeles, mejor es la imagen. Y lo cierto es que, en realidad, los píxeles no hacen referencia necesariamente a la calidad, sino que se refieren más bien a la resolución de la imagen. En móviles con un sensor pequeño, este aspecto puede ser importante, ya que cuantos más píxeles haya, más pequeños serán estos y menos luz captarán, por lo que la calidad de la fotografía acabará siendo peor aunque tenga más resolución.

Por ello, muchos fabricantes como Samsung están trabajando no en aumentar el número de píxeles, sino en ampliar su tamaño. Ejemplo de ello es la reducción que el Galaxy S7 (12Mpx) ha experimentado frente a los 16Mpx del modelo anterior, el S6. Eso sí, a cambio, se han conseguido píxeles más grandes, de 1,55 micrones.

El tamaño y el número de píxeles están muy relacionados con el tamaño del sensor de los teléfonos móviles, otro de los aspectos que se deben tener presentes. Cuanto más grande sea el sensor, más capacidad de captación de luz tendrá, por lo que la calidad de la imagen se verá favorecida. No obstante, la implantación de sensores más grandes supone un consumo mayor de batería y se ve limitada por la dimensión del terminal, por lo que hay que analizar los pros y los contras.

Una buena lente captará más luz de la cámara

El segundo elemento principal es la óptica, una variable también muy influyente, ya que determinará cuánta cantidad de luz será capaz de llegar al sensor y, por tanto, afectará a la calidad de la imagen resultante, especialmente si las condiciones de iluminación de la escena no son las mejores. La mayoría de smartphones actuales cuentan con diversas lentes que pretenden eliminar cualquier distorsión; el problema es que las ópticas ocupan mucho espacio y suelen ser caras, por lo que deberemos esperar nuevas mejoras en este sentido.

Otras características a tener en cuenta

El enfoque es otra de las variables a la que debemos prestar atención. Un enfoque automático rápido puede suponer una gran ventaja, sobre todo en aquellas situaciones en las que tenemos que fotografiar acciones rápidas o con mucho movimiento. En este ámbito se ha invertido bastante en los últimos años. Por ejemplo, el LG G6 ha apostado por el enfoque asistido por láser, mientras que el Galaxy S7 ha incorporado un sistema que utiliza la totalidad de la superficie del sensor para conseguir un enfoque instantáneo también en condiciones de poca luz.

El estabilizador de imagen es otra de las características que se han incluido en muchos teléfonos en los últimos años, y realmente es un factor a tener en cuenta si lo que pretendemos es grabar vídeo.

Todo lo comentado será especialmente relevante si nuestro teléfono móvil permite la configuración manual de elementos como el ISO, el balance de blancos, el diafragma, la velocidad de obturación… Los iPhones 6 y 7, el Samsung Galaxy S7 Edge+ y el S7, el Huawei P10 o el Lumnia 950 son algunos de los terminales que permiten modificar manualmente algunos de estos factores.

Por último, no podemos olvidar la importancia del software del teléfono móvil, que será el encargado de cuidar todos los aspectos de los que hemos hablado. Es el que determina el procesamiento de la imagen pero también el que permite diferentes formas de disparo y amplía las posibilidades creativas, por lo que es, en última instancia, lo más importante.

La innovación de las cámaras duales

El pasado Mobile World Congress dejó constancia de las principales tendencias actuales en el mundo de la telefonía móvil. Y parece que una de ellas, en la que están invirtiendo muchas compañías, es la incorporación de una cámara dual. Terminales como el Huawei P10 o el LG G6 la han integrado con un objetivo claro: conseguir captar la mejor fotografía. Para ello, en vez de un sensor, estos móviles tienen doble cámara, que funcionan con sensores independientes pero que trabajan conjuntamente. Con ello se consigue abrir el campo de visión a la vez que tener un enfoque más veloz y  captar una cantidad de luz mayor.

El top 5 de los móviles que hacen mejores fotografías

  • Pixel y Pixel XL: más píxeles y más grandes

Imagen tomada con el Google Píxel

La cámara del nuevo teléfono de Google es una de las mejores del mercado. Cuenta con 12,3 megapíxeles, cada uno de ellos tiene un tamaño de 1,55 micrones, superior al de la mayoría de móviles, por lo que la calidad de sus fotografías es óptima. Como contrapunto, a diferencia del nexus 6, no cuenta con estabilizador de imagen, característica que puede ser importante a la hora de grabar vídeo. No obstante, Google ha argumentado que esto no es necesario debido al gran tamaño del píxel y a su nuevo sistema de procesamiento HDR+. Además, la calidad en la grabación de vídeo también es muy buena, ya que puede grabar en 4k.

  • Galaxy S7 y S8: enfoque dual para una mejor precisión

Imagen tomada con el Samsung Galaxy S8+

Ambas versiones tienen una resolución de 12,2 megapíxeles con un tamaño de 1,4 micrones cada uno. Una de las principales innovaciones que introducen estos terminales es la tecnología de enfoque dual, que permite obtener una rapidez y precisión en el autoenfoque que es muy útil a la hora de hacer fotos. Además, ambos cuentan con estabilizador de imagen. Pero si hay una particularidad que diferencia al S7 del S8 son las mejoras introducidas en el software. Estas permiten que la última versión de Samsung capte tres fotografías en cada disparo, ofreciendo al usuario la mejor de ellas.

  • iPhone 7 y iPhone 7 Plus: la mejor cámara para selfies

Imagen tomada con el Iphone 7+

No podemos dejar de incluir en esta lista las últimas versiones del iPhone, ambas con 12 megapíxeles. Una de las principales ventajas es que ambos tienen una de las cámaras frontales con más calidad del mercado (7 MP). Además, los dos cuentan con un zoom digital de hasta 5x, por lo que el resultado de las fotografías, tanto de paisajes como de selfies es impresionante. Otra de las mejoras de los últimos modelos de Apple es la apertura del sensor, que ahora permite utilizar un ISO más bajo, lo que se traduce en un aumento de luminosidad. Como la mayoría de sus competidores, Apple también ha invertido en la doble cámara, aunque, de momento, esta solo está presente en el modelo 7+.

  • Huawei P10: tus fotos parecerán de estudio

Imagen tomada con el Huawei P10

Muchos consideran la cámara del Huawei P10 como la mejor en el mercado móvil actual. Una de las peculiaridades de este modelo, que ya tenían las versiones anteriores: el P9 y el Mate 9, es la incorporación de dos sensores. Por una parte dispone de un sensor de 12 MP con estabilización óptica de imagen para capturar el color, mientras que el segundo sensor, el monocromo, tiene una resolución de 20 MP y no cuenta con estabilización óptica. El objetivo fundamental es que al final esta cámara logre, sobre todo en el modo retrato, fotografías que se acerquen a las fotografías de estudio.

  • LG G6: cuenta con dos objetivos y un gran angular

Imagen tomada con el LG G6

El LG G6 también es un terminal con una gran cámara fotográfica. Como su antecesor, el G5, sigue apostando por el sistema de cámara dual. Cuenta con dos objetivos con 13 megapíxeles cada uno y un gran angular de 125 grados. Además, en la parte delantera el LG G6 incorpora una cámara con sensor de 5 MP, por lo que la calidad también es muy buena. Otra de las características a destacar es el sistema de autoenfoque, que ha incrementado su rapidez al integrar un mecanismo de detección de fase, característica propia de las cámaras profesionales réflex.

En definitiva, existe una gran oferta de teléfonos móviles con los que conseguir una gran calidad de fotografía, que puede ser igual o superior a la de una cámara profesional. Dependerá de nuestras necesidades y del presupuesto que nos hayamos marcado para escoger entre uno u otro. Lo que está claro es que en el mercado de la telefonía la competencia es máxima y los fabricantes cada vez invierten más en mejoras, por lo que en los próximos años la calidad de las cámaras de todos los dispositivos continuará aumentando.