Artículos recientes

La geolocalización y sus posibles riesgos

La geolocalización y sus posibles riesgos

Desde hace tiempo en el mundo de Internet y las nuevas tecnologías hay un vocablo de moda: la geolocalización. Para explicarlo de forma sencilla, geolocalizar significa indicar, en un terminal móvil, nuestra posición geográfica (vía datos GPS) para a priori recibir información sobre el lugar donde nos encontramos o al que nos dirigimos. Es un aspecto que está cobrando cada vez más trascendencia, ya que gigantes tecnológicos como Google le están dando importancia en sus sistemas de búsqueda, y muchas redes sociales lo incluyen ya como un elemento clave para su crecimiento.

La geolocalización y sus posibles riesgosLa geolocalización tiene, como todo, ventajas e inconvenientes. Como usuarios de dispositivos móviles nos beneficiaremos de estas ventajas, pero también debemos ser conscientes de los riesgos a que nos exponemos, ya que nuestra privacidad se verá irremediablemente afectada de algún modo u otro.

Hay aplicaciones móviles que nos dicen cómo llegar a cierto lugar; hay otras que indican a otros amigos o usuarios dónde nos encontramos en ese momento, hay algunas que recogen nuestra ubicación para proveernos de información útil de nuestro entorno… Todo esto está muy bien y nos es muy útil, es verdad. Pero como usuarios también debemos tomar consciencia de los riesgos que implica que estemos siempre localizables y localizados.

Hay una gran cantidad de aplicaciones de nuestro smartphone que utilizan la geolocalización sin que nosotros seamos conscientes. Cuando descargamos una aceptamos las condiciones sin leer la letra pequeña y no nos interesamos por si utiliza información de dónde estamos o por dónde nos movemos para beneficiarse de algún modo. Y es que, al fin y al cabo, cuando hablamos de aplicaciones o herramientas web estamos hablando de servicios con organizaciones lucrativas detrás.

La geolocalización y sus posibles riesgosLa respuesta a todo esto realmente depende de lo que cada uno quiera dar a conocer de sí mimo, teniendo en cuenta que cuanto más presencia se tenga y más datos se aporten, la privacidad estará más limitada. Por todo ello, es importante ser precavidos a la hora de compartir nuestra información con terceros y tener claro a qué nos exponemos.

Si preferimos tener la localización activada por todas las ventajas que supone y porque nos es útil, ningún problema. No obstante, si decidimos que es mejor pasar desapercibidos, si no queremos que nos geolocalicen, los dispositivos móviles nos permiten desactivar la opción siguiendo unos sencillos pasos.

A continuación os explicamos cómo realizarlo para sistemas operativos Android e iOS:

Pasos para desactivar la geolocalización en Android

La geolocalización y sus posibles riesgosPara los usuarios de dispositivos móviles con sistema operativo Android, los pasos a seguir para desactivar la localización del terminal son los siguientes:

– Ir a Ajustes.

– Dirigirte a la opción de Ubicación o Servicios de Ubicación.

– Hacer clic en Informaciones de Ubicación y desactivar la opción.

– Hacer clic en Historial de ubicaciones y desactivar la opción.

En un minuto tendremos desactivada la geolocalización. Si al final cambiamos de idea y queremos volver a activarlo, tendremos que ir al mismo sitio.

Pasos para desactivar la geolocalización en iOS

La geolocalización y sus posibles riesgosEn cuanto a los móviles que tengan iOS (todos los iPhone), el proceso a seguir para poder desactivar la geolocalización es el que viene a continuación:

– Ir a Ajustes.

– Seleccionar Privacidad

– Seleccionar Localización.

– Desactivar todos los servicios de localización, para que deje de hacerlo en todo el teléfono, o en la lista de aplicaciones que aparece ir desactivando aquellas que representan un riesgo.

Con tan solo unos pocos pasos nuestro dispositivo ya no rastreará nuestra posición.

Algunos consejos de utilidad

Sobre este tema, ISACA, una organización global, independiente y sin ánimo de lucro especializada en nuevas tecnologías y sistemas informáticos, sugiere a la gente seguir una “ruta” de 5 pasos o consejos para el uso informado de los servicios de geolocalización:

– Leer los contratos de las aplicaciones móviles para ver qué información estamos compartiendo.
– Habilitar solamente la geolocalización cuando los beneficios sean mayores que los posibles riesgos.
– Entender que otros pueden seguir nuestra ubicación actual y pasada.
– Pensar antes de publicar fotos etiquetadas en las redes sociales.
– Adoptar la tecnología y educarse a uno mismo y a otros

Como hemos comentado, no todo es negativo en la geolocalización, ya que gracias a este sistema los usuarios pueden encontrar lugares de interés cercanos a dónde se encuentran y esto en determinados momentos resulta muy útil, por eso se trata de saber emplear esta ventaja con sentido común.