Artículos recientes

La privatización de la carrera espacial

Jeff Bezos, el multimillonario fundador y ex CEO de Amazon, cumplió el mes pasado uno de sus sueños: viajar al espacio. El pasado martes 20 de julio partió la nave New Shepard, diseñada por Blue Origin, empresa del magnate estadounidense. No es la primera vez que una compañía privada manda a seres humanos al espacio (ya que Bezos no viajó solo, fue acompañado por su hermano Mark; Daemen, un estudiante holandés que fue el primer pasajero de pago de Blue Origin; y Mary Wallace Funk, una piloto que en la década de los 60 estuvo entre un grupo de mujeres que pasaron por los mismos rigurosos criterios de selección de los astronautas empleados por la NASA pero que, hasta el pasado día 20, nunca tuvieron la oportunidad de subir en un cohete.

Fuente: https://www.nytimes.com/es/2021/07/22/espanol/jeff-bezos-espacio-amazon.html

Carrera por la conquista del espacio

De momento, las tres empresas privadas que más han apostado por avanzar y conseguir nuevos hitos en la carrera espacial son SpaceX, propiedad del magnate sudafricano Elon Musk; Virgin Galactic, empresa del empresario inglés Richard Branson y la anteriormente citada Blue Origin.

SpaceX ya es un gigante en el negocio espacial. Regularmente lleva astronautas y cargamentos de la NASA a la Estación Espacial Internacional, ya ha desplegado más de 1500 satélites en su constelación Starlink para proporcionar servicio de internet en todas partes, y está desarrollando un cohete gigantesco llamado Starship para misiones a Marte y otros lugares.

New Glenn, un cohete reutilizable más grande que se usará en el lanzamiento de satélites, aún está a más de un año de desarrollo, y los esfuerzos para ganar importantes contratos del Gobierno, como el lanzamiento de satélites del Departamento de Defensa estadounidense, no han resultado exitosos hasta ahora. Un módulo de aterrizaje lunar que Blue Origin espera que la NASA use algún día para transportar astronautas no fue seleccionado, al menos ahora, porque la NASA dijo que tenía dinero para un solo diseño: el de SpaceX.

El viaje espacial soñado

El esperado vuelo espacial salió tal y como estaba previsto. A las 8:11 a. m., hora central, el cohete y la cápsula, llamados New Shepard en honor a Alan Shepard, el primer estadounidense en el espacio, se elevaron desde el sitio de lanzamiento de la compañía, en Van Horn, con un delgado chorro de fuego y gases de escape saliendo del motor del cohete.

Una vez que el propulsor agotó su combustible, la cápsula se desprendió del cohete a una altitud de aproximadamente 75 kilómetros. Ambas piezas continuaron ascendiendo hasta las 66,5 millas, pasando el límite de 106 kilómetros que a menudo se considera ya el espacio exterior.

Los pasajeros se desabrocharon los cinturones de seguridad y flotaron en el interior de la cápsula lanzando pelotas de ping-pong y caramelos, mientras experimentaban unos cuatro minutos de caída libre. El propulsor descendió de manera vertical y la cápsula activó sus paracaídas hasta que aterrizó suavemente en medio de una nube de polvo.

La experiencia duró en total diez minutos y 10 segundos. Unos minutos después, los cuatro tripulantes salieron eufóricos de la nave y saludaron con abrazos a sus amigos y familiares.

https://www.nytimes.com/es/2021/07/22/espanol/jeff-bezos-espacio-amazon.html

¿A cuánto años crees que estamos de ver seguros espaciales?