Artículos recientes

Las claves del auge del dinero digital

La tecnología avanza para nuestra comodidad y todo paso adelante relacionado con la gestión de nuestro dinero siempre es bienvenido. Además, la pandemia mundial que vivimos ha acelerado el uso de formas de pago digitales, llevando al Banco Central Europeo (BCE) a plantear el uso de un futuro euro digital.

Digitalización creciente durante la pandemia

Al principio de la crisis del coronavirus se recomendó por parte de las autoridades sanitarias el uso del pago contactless, evitando así el uso de monedas y billetes. El cierre casi completo de los establecimientos comerciales supuso un golpe para las transacciones monetarias en general, de forma que el uso de los terminales de punto de venta cayó entre el 60 % y el 70 % con el confinamiento, según cifras del Banco Santander y BBVA, mientras que la retirada de efectivo de los cajeros descendió en marzo en España un 68 %, de acuerdo con una encuesta del banco N26, mientras que otras entidades sitúan ese decremento entre el 50 % y el 60 %.

Uso del dinero digital entre la población joven

Según un estudio llevado a cabo por la plataforma financiera Bnext, los consumidores entre 18 y 24 años son más partidarios de comprar en un horario inusual: la franja de medianoche, de 00:00 h a 1:00 h. Además de ser una franja de edad en la que el smartphone es indispensable, por lo que estas compras online se producen a lo largo del día. Cabe destacar que en este grupo de edad también se utiliza más la opción de enviar y recibir dinero digital.

Ciberseguridad para tus transacciones de dinero

La ciberseguridad es vital en cuanto al pago digital, ya que los ciberataques pueden causarnos problemas si no adquirimos algunos hábitos:

– Entra en páginas web seguras: paga solo a través de una página web segura. Estas empiezan con “https” y cuentan con un símbolo de candado bloqueado en el navegador que uses.

Mantén tus datos seguros: nunca envíes los datos de tu banco o tarjeta de crédito por correo electrónico, mensaje de texto, redes sociales o llamadas telefónicas no verificadas.

– Usa el sentido común: si ves una oferta online que parece demasiado buena para ser verdad, investiga un poco antes de dar el paso de comprar.

– Actualiza tu protección de seguridad: asegúrate de actualizar tu protección de seguridad con un antivirus para cualquier dispositivo con el que planees comprar, ya sea un teléfono, ordenador portátil o una tablet.

Es evidente que el COVID-19 ha acelerado esta digitalización y supone un cambio en nuestra rutina. Y tú, ¿eres de los que sigue pagando en efectivo o has dado el salto al pago digital?