Artículos recientes

Instagram: la red social que más crece

Instagram: la red social que más crece

Ni Facebook, ni Twitter. Actualmente la red social que más está creciendo en cuanto a número de usuarios activos es Instagram. La estadística clave para observar la tendencia actual es la siguiente: en el último semestre Instagram incrementó en un 23% su número de usuarios activos, mientras que Twitter sólo logró crecer un 2% y Facebook registró una caída del 3%, según un informe elaborado por la agencia GlobalWebIndex.

Eso sí, es cierto que en estas cifras Instagram se beneficia de partir prácticamente de cero, y por lo tanto, con un margen de crecimiento muy superior a aquellas aplicaciones o redes ya asentadas y consolidadas, con muchas menos opciones de conseguir nuevos usuarios.

Las redes sociales y el mundo audiovisual son dos pilares esenciales del Internet de hoy en día. La unión de estas dos tendencias, pues, asegura un éxito inmediato. Es el caso de Instagram, una red social que se presenta en forma de aplicación gratuíta y que permite tomar fotografías, modificarlas con efectos especiales (los filtros, de los que hablaremos más adelante) y compartirlas, ya sea en el propio Instagram o en otras redes sociales como Facebook, Twitter o Flickr.

Así pues, la base fundamental de esta red social es la fotografía, la imagen. La aplicación toma fotos cuadradas, similares a las que tomaban las cámaras Kodak Instamatic y las Polaroid en los años 60. Desde hace un tiempo permite, además, hacer vídeos (con una duración máxima de 15 segundos).

Instagram: la red social que más creceInstagram fue creada por Kevin Systrom y Mike Krieger y fue lanzada en octubre de 2010, diseñada originariamente para iPhones. No fue hasta principios de abril de 2012 cuando se publicó una versión para Android. La aplicación rápidamente ganó popularidad, de aquí que Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, no dudara en comprarla en abril de 2012 por 1.000 millones de dólares. Este hecho le dio un último empujón para su consolidación.

Instagram nos permite seguir a otros usuarios y que nos sigan a nosotros, ya sea por familiaridad, afinidad o admiración, de manera que podremos seguir tanto a nuestros amigos más cercanos como a celebrities de la moda, del cine, de la música, etc. Lo que convierte Instagram en algo único, no obstante, es la posibilidad de subir imágenes desde nuestro smartphone de manera rápida y directa, retocadas con su amplio abanico de filtros, sin necesidad de utilizar aplicaciones distintas.

Actualmente dispone de 19 filtros, cada uno con sus características y sus nombres (Earlybird, Amaro, X-Pro II, Mayfair…), pero que aportan, todos ellos, una estética inconfundible y muy visual a cada imagen. Escoger el filtro para tu foto es la tarea más divertida pero también la más calculada, pues cada uno de ellos aporta un toque diferente y especial a cada toma. A parte de escoger un filtro, también podremos modificar los bordes, retocar el contraste o difuminar parte de la imagen.

Instagram: la red social que más crece

Amaro

Instagram: la red social que más crece - filtro Brannan

Brannan

Instagram: la red social que más crece - filtro Willow

Willow

Además, cuando colguemos la fotografía, podremos incluir algunos hashtags o etiquetas. Gracias a las etiquetas, que cumplen exactamente la misma función que en Twitter (el símbolo “#” seguido de la palabra en cuestión) podremos catalogar la instantánea con una temática determinada para que así todos los interesados en el tema puedan encontrarla y hacer comentarios.

Para comenzar a usar Instagram primero deberemos descargar la aplicación desde su sitio web o desde las tiendas de aplicaciones, tanto de Android como de iOS. Cuando la tengamos instalada en nuestro dispositivo móvil, deberemos registrarnos y crear un nombre de usuario. Una vez dentro del sistema, podremos configurar nuestro perfil, con una mini biografía que cuente a los usuarios quiénes somos o qué nos gusta y añadiendo una foto que nos identifique.

A partir de aquí, ya podremos comenzar a exprimir la aplicación. Haciendo clic en el botón central del menú activaremos la cámara en el móvil y podremos realizar 3 acciones: hacer una foto, seleccionar una de nuestra galería que ya tengamos hecha o hacer un vídeo. En el caso de escoger una imagen, la función más típica, podremos ya elegir el filtro correspondiente y, posteriormente, añadirle una breve descripción (donde pondremos también los hashtags) a modo de pie de foto. Finalmente, compartiremos la foto en la propia red social de Instagram y, si queremos, también en otras redes como Twitter o Facebook.

Según la propia red social, a día de hoy Instagram cuenta ya con prácticamente 200 millones de usuarios activos en todo el planeta, y dobló su número de usuarios de un año para el siguiente. Potenciada gracias a los nuevos hábitos de una sociedad que apuesta por el mundo visual y los contenidos en foto y en vídeo, la aplicación fotográfica sube como la espuma. A pesar de que Facebook sigue manteniendo su posición como mayor red social en el mundo, Instagram está realizando pasos de gigante para, algún día no muy lejano, llegarle a hacer sombra.