Artículos recientes

¿Qué son los wearables?

Puede que hayas escuchado hablar de wearables últimamente pero que aún no sepas qué significa. A continuación, te lo explicamos y te ofrecemos una lista de los ámbitos más curiosos donde se está empezando a implantar esta tecnología.

¿Qué son los wearables?

Empecemos por el principio, la palabra wearable proviene del inglés y literalmente se entiende como “vestible” o “llevable”. Así, el término, aplicado al contexto tecnológico, adquiere el significado de tecnología ponible o vestible”. La palabra hace referencia, por tanto, a aquellos dispositivos tecnológicos de tamaño reducido que se incorporan a nuestros complementos, prendas o ropa de forma cotidiana, o lo que es lo mismo, aquellos aparatos electrónicos que de alguna forma se “integran” en una parte del cuerpo, interactuando de forma continua con el usuario: gafas inteligentes, smartwatches, pulseras, zapatillas de deporte con GPS incorporado… la lista cada vez es más extensa.

La finalidad de todos estos dispositivos es la de realizar alguna función específica que nos facilita la vida diaria casi sin darnos cuenta. Y es que, aunque es verdad que los wearables están en auge últimamente, algunos existen desde hace décadas. Es el caso del cronómetro marino, el reloj de pulsera digital o el audífono, dispositivos que perfectamente coinciden con la definición de wearable, aunque a priori no nos lo planteemos.

Ventajas e inconvenientes de los wearables

Este tipo de dispositivos presenta multitud de ventajas. Una de las principales es que, gracias a su tamaño reducido, no tenemos que llevarlos en el bolso, ni en la mano, ni en el bolsillo, como sería el caso del smartphone o de un ordenador portátil. Este tipo de tecnología va con el propio usuario, “unida” a su cuerpo como si fuera una parte más de este, es decir, que podemos llevarla, literalmente, puesta.

Otra ventaja de los wearables es que permiten agrupar, en un mismo dispositivo, diferentes herramientas tanto de ocio como de trabajo o de comunicación. Pensemos, por ejemplo, en el caso de los smartwatches, en los que podemos sincronizar nuestra cuenta de correo electrónico, llamadas y mensajes, música o, incluso, nuestro GPS.

Por último, además de ofrecer información al usuario, los wearables también pueden personalizarse. Pueden, por ejemplo, avisarnos de que nuestras pulsaciones son muy altas mientras estamos realizando ejercicio o de que estamos tomando una ruta equivocada cuando conducimos.

Aunque la lista de beneficios supera de largo a la de los inconvenientes, como todo, estos dispositivos también presentan desventajas. Uno de los inconvenientes principales es la batería con la que están dotados. Al tratarse de dispositivos de tamaño reducido, la batería es limitada. Normalmente están diseñados para que dure, como mínimo, un día; no obstante, esto varía dependiendo del uso que le demos al aparato. Otro de los inconvenientes es su precio, que aún es bastante elevado. Por suerte, se espera que, a medida que el uso de estos dispositivos se vaya extendiendo, y gracias a la evolución tecnológica, los inconvenientes vayan disminuyendo y los wearables acaben presentando solo ventajas.

Los 3 ámbitos donde más se está implantando la tecnología wearable

1. Sector textil y de accesorios y complementos. En este sector podemos encontrar, por un lado, accesorios y complementos de moda como smartwatches o anillos y pulseras inteligentes con diferentes funciones disponibles: consultar tu correo o tus mensajes de WhatsApp, escuchar música, controlar los kilómetros que andas a lo largo del día, tus ciclos de sueño… Además, en los últimos años los principales fabricantes están invirtiendo para que este tipo de accesorios puedan interactuar con otros dispositivos y permitan realizar funciones como controlar la apertura de la puerta de tu casa, apagar y encender las luces…

Por otro lado, en el sector textil también se está invirtiendo en piezas de ropa con tecnología incluida. De hecho, en el mercado ya existen vestidos dotados de la tecnología necesaria para encoger o prolongarse, adaptándose al cuerpo del usuario o, incluso, cambiar de color. Y los avances también llegan a las prendas infantiles, pues, por ejemplo, ya están disponibles determinados tejidos inteligentes que señalan y envían un aviso al smartphone de la madre o el padre cuando el bebé tiene fiebre.

2. Vida y salud. Por lo que respecta a la promoción de hábitos de vida saludables, los relojes y las pulseras inteligentes están siendo grandes impulsores, pues ayudan al usuario a determinar el ejercicio óptimo que debe llevar a cabo diariamente y a controlar si efectivamente lo está cumpliendo. De la misma manera, las zapatillas deportivas con GPS incorporado pueden convertirse en grandes aliados a la hora de salir a correr o hacer ejercicio en el exterior.

Pero la evolución de estos dispositivos en este sector no se detiene aquí, y es que en el campo de la medicina se están empezando a implantar los resultados de grandes proyectos en los que los profesionales llevan años trabajando. Así, se han desarrollado dispositivos que se implantan en el cuerpo humano, como, por ejemplo, sensores que controlan la cantidad de glucosa de un paciente con diabetes.

3. Prevención de riesgos laborales. La tecnología wearable también está cada vez más presente en el ámbito empresarial. A las empresas les interesa incrementar su productividad y reducir sus costes, por lo que aumentar la seguridad de sus empleados, reduciendo los posibles riesgos laborales, es una gran inversión de futuro. Así, en diversos sectores de mayor peligrosidad han empezado a implementarse soluciones tecnológicas que pretenden hacer el trabajo más seguro. Por ejemplo, en nuestros días existen cascos de bomberos y mineros que controlan los niveles de oxígeno y la temperatura que puede resistir el usuario en su trabajo. Además, suelen llevan incorporados un GPS que permite localizarlos constantemente.

En definitiva, como siempre decimos, la tecnología debe estar al servicio de las personas y los wearables, que pueden acompañarnos sin que nos demos cuenta, son una forma estupenda de ayudarnos en nuestro día a día.